¿Qué es el psicoanálisis? Algunas respuestas sobre la terapia

 

Autor: Jesús Cañal Fuentes

 

El psicoanálisis es una práctica de la palabra, previo compromiso y consentimiento entre el psicoanalista y el analizante o paciente. Su fin es producir un saber, hasta ese momento inconsciente, que permita al paciente comprobar su posición subjetiva y su responsabilidad,que no su culpa, en el mal que le acontece; y,  por ende, brinde la posibilidad de una transformación en la vida del mismo.

El paciente llega a la consulta con un malestar, -vía sintomática-, que quiere hacer desaparecer. En muchas de las ocasiones el paciente comienza un análisis tras un ataque de angustia. En otras la consulta es debida a un sufrimiento  relacionado con la pareja, el trabajo, la familia, o las relaciones sociales en general. El paciente demanda ser curado, es decir, que el síntoma que le provoca dolor psíquico, incluso físico, o esa imposibilidad vital que soporta, desaparezca. Para otros pacientes el malestar se localiza en la dificultad de “encontrar un lugar en el mundo”, por lo que  demandan ocupar un espacio existencial en el que encuentren cierta satisfacción personal. Como vemos son muchas las causas por las que se solicita un análisis sin necesidad de que los síntomas puedan clasificarse como graves: el sufrimiento no es medible, es el sujeto quien ha de decidir hasta dónde está dispuesto a soportarlo y decidir cambiar de vida.

 ¿Cómo discurre una sesión analítica?

El analista no utiliza instrumento alguno, ni receta o medicamento. Esto es importante. Se vale únicamente del uso de la palabra bajo transferencia analítica, necesaria ésta para el inicio y entrada del dispositivo. Recibe al paciente, le deja hablar, le escucha, le habla a su vez, y en un punto preciso finaliza su sesión. La particularidad e intimidad del discurso del paciente no tolera la presencia de un tercero. Lo que tiene lugar en el discurrir de una cura analítica, es decir en el encuentro del paciente con su analista, es absolutamente privado. Lo que allí se dice se queda en el consultorio. Es primordial igualmente que el psicoanalista compruebe, a través de las entrevistas preliminares, que el paciente es indicado para este tipo de práctica, y, en el caso de que no lo sea, derivarlo a otro tipo de profesional más adecuado para su dolencia.

 ¿Qué diferencias hay entre el psicoanálisis, la psicología y la medicina?

El síntoma analítico no es el síntoma médico. El síntoma médico tiene un origen orgánico-funcional, es decir es producto de un desarreglo orgánico-funcional que efectivamente le causa, revelando, a su vez, la enfermedad. El síntoma médico es tratado mediante fármacos o, en su caso, medidas más expeditivas como la quirúrgica para que el órgano y su función sea restablecida. El psicoanálisis no considera el síntoma ligado al daño del órgano o la funcionalidad anómala del mismo. Tampoco funciona como la psicología, con parámetros regulados, con un protocolo estricto de actuación y una evaluación de contenidos a través de la cifra y el dato. El síntoma no está para ser adaptado a la realidad en una suerte de domesticación -como trata la psicología-, sino que dice algo íntimo del sujeto, y ese sujeto ha de ser escuchado en su singularidad. Precisamente ahí es donde nos encontramos en el campo psicoanalítico. Para el psicoanálisis el síntoma es lo más propio, lo más íntimo de un individuo, puesto que apunta a su historia particular y es portador de un sentido. El psicoanálisis lacaniano no funciona con estándares, protocolos ni clasificaciones, sino que funciona con principios. Cada análisis es diferente y cada sesión psicoanalítica es inédita -Freud lo apuntó expresamente y Lacan lo confirmó-,  y ha de tratarse igualmente desde una posición alejada de un saber infatuado.

 ¿Es cara una sesión de psicoanálisis?

Depende del analista y del paciente o analizante. Los honorarios varían, y se han de valorar caso por caso. Pero lo importante es que, desde la ética analítica, el psicoanalista no debe dejar marchar a una persona porque no pueda asumir sus honorarios, siempre y cuando  el analizante tenga un deseo decidido de analizarse. Si el psicoanálisis fuera tan caro muchos de los pacientes, así como de los psicoanalistas, no habrían podido tener la posibilidad real de analizarse. Los honorarios no son fijos, son fijados.

 ¿Cuál es la duración de un psicoanálisis?

También varía mucho y habría que examinar caso por caso. Lo cierto es que el propio Jacques Lacan, en sus conferencias de Baltimore, dijo que “un análisis no debe ser llevado demasiado lejos, basta con que alguien sea feliz por vivir”, felicidad -por cierto- no ideal al modelo de un bien común, sino particular de cada sujeto.

 ¿El psicoanálisis cura?

Por paradójico que parezca, la cura no ha de ser el objetivo para el psicoanalista, aun cuando el cambio del paciente se produzca, efectivamente, a lo largo de las sesiones. Esto es así por la propia peculiaridad del psicoanálisis mismo y porque el  afán de cura del analista es sin lugar a dudas contraproducente, como ya apuntara en su día Freud. Si buscáramos como fin la curación del paciente el psicoanálisis se convertiría en una reeducación pedagógica y emocional del individuo, y en tal caso estaríamos en el campo de la psicología y ciertos tipos de psicoterapia; asimismo, y en tal caso, el psicoanalista apuntaría a un ideal de modelo comportamental. Esto significaría que el paciente tendería indefectiblemente a la identificación con su psicoanalista como si éste fuera una especie de juez, oráculo o semi-dios. Por todo ello, y precisamente en la medida en que el objetivo de un psicoanálisis no apunta a la curación, surge la posibilidad de la misma. ¿Cómo continuaría existiendo una práctica que ha cumplido más de cien años si no tuviera la capacidad de producir un cambio efectivo en el sujeto?

 

             Jesús Cañal Fuentes

                   Psicoanalista

Miembro de la Federación Internacional

       de Sociedades Psicoanalíticas 

 

 contacta con el autor: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.