Jacques Derrida: ¿Quién encontró alguna vez un yo?